“El Cristo. 75 años”, la exposición

El Cristo. 75 años”, la exposición

Del 13 al 29 de marzo. Kursaal Fleta, Monóvar.

Descarga el folleto pulsando aquí.

CartelExpoWeb

Horario: De lunes a viernes: 9h – 14h y 17h – 21h. / Sábados: 11h30 – 13h30 y 18h – 20h30 / Domingos: 11h30 – 13h30.

  • Hermano Mayor: Enrique Marhuenda Bellot
  • Comisario: Carlos E. Navarro Rico
  • Priostes: Ramón Sanchíz Navarro, José Santa Albert.
  • Equipo de montaje: Lucía Gimeno, Macarena Gimeno, Marcela Payá, Luis Peinado, Mª Carmen Ponsoda, Reme Rico, Jose Ramón Sanchíz.

El Cristo. 75 años” es una exposición organizada con motivo del 75º aniversario fundacional de la Hermandad del Santísimo Cristo Crucificado y María Santísima de la Esperanza de Monóvar.

En el recorrido propuesto, el visitante podrá recorrer y revivir la historia de la cofradía que en 1940 fundaron un grupo de jóvenes monoveros, reunidos por la devoción a Cristo crucificado.

La primera parte de la exposición pretende mostrar el carácter humilde y sencillo que caracterizó los primeros años de la corporación, marcados por la pobreza y dureza de la psotguerra. El primer crucificado que sacaron los cofrades, con la tosca túnica que les valió el sobrenombre de mecànics, son los mejores ejemplos de ello.

La cofradía adquirió así diferentes señas de identidad, que no obstante fueron cambiando. En 1944 se sustituyó la imagen titular de la cofradía, que volvió a cambiarse en 1946, esta vez de forma definitva. Estas variaciones y el autor del Santísimo Cristo Crucificado, José Mª Alarcón Pina, ocupan buena parte de este primer apartado. Ello junto con la sustitución de las túnicas azules por otras negras, que con antifaz y fajín rojo, y la capa verde introducida en 1977, se mantienen como el hábito de los cofrades. También se adquirieron unas nuevas andas procesionales a mediados de los 50, y se recibió un estandarte en 1957, pieza destacada del patrimonio de la hermandad y también en esta muestra.

Si hay un elemento que marcará el devenir de la corporación será la formación, al amparo del Cristo, de una banda de tambores, cuya importancia en la historia de la hermandad queda aquí bien reflejada.

En 1990, celebrado el cincuentenario de la cofradía, empieza su paulatina reactivación, que se extenderá a lo largo de la década. Hitos materiales de este periodo son la Cruz de Guía (1990); y el nuevo paso del Santísimo Cristo Crucificado, obra de Domingo García Chauán (2000), y que motivó la formación de dos cuadrillas de costaleros.

Los ecos de esta creciente actividad se traducen también en la concesión de una plaza con el nombre de nuestro Sagrado Titular, anexa a la iglesia del ex-convento (2005); y la adquisición de la Casa de Hermandad (2004).

En el año 2003, la Hermandad del Cristo del Mar de Alicante invita a la banda de tambores a tocar tras su Sagrado Titular en el Martes Santo. Comenzó entonces una amistad que motivó el hermanamiento con ella, y que culminó con la salida extraordinaria del paso de palio de la Virgen de los Dolores tras el Santísimo Cristo Crucificado, en la Procesión del Silencio de 2007.

De nuevo en el inicio de otra década la Hermandad da un salto de gigante: es en junio de 2010 cuando María Santísima de la Esperanza, obra del sevillano Fernando Aguado, es bendecida, y con ella llegan toda una serie de novedades. Destacan los elementos del paso de palio y de ajuar de la Virgen, y también el simpecado. Además, un nuevo colectivo nutrió la activa vida interna de la hermandad: el de las costaleras de la Esperanza.

En los últimos años, la actividad patrimonial sigue siendo importante, pero también lo está siendo la renovación del carácter de la hermandad, sus cultos y su vida interna. En este contexto, su 75 aniversario se erige como una gran ocasión para afianzar su historia y legado en Monóvar y hacer aportaciones para su presente y su futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *